Argentina

menu para inspiracion

Novedades

Cómo armonizar la cocina con las técnicas del Feng Shui

Ordenar, limpiar, renovar nuestro hogar puede ser una buena manera de comenzar el nuevo año ¿Cómo hacerlo? Equilibrando energías y proporcionado “salud” a los ambientes a través de la correcta combinación de objetos,  colores y orientaciones.

Decorar con elementos de la naturaleza como frutas, verduras, motivos florales y plantas incorporan la energía positiva que necesitan los ambientes.

 

En eso se basa el Feng Shui, una antigua tradición china en la que a partir del reordenamiento de nuestro entorno es posible lograr salud y bienestar. Para esto es importante tener en cuenta la ubicación de nuestra casa o del lugar de trabajo y los objetos y posesiones con que nos rodeamos ya que afectan nuestra actitud e incluso nuestra psique.

Lo ideal es que el área de lavado esté bien separada del artefacto de cocina.

 

El conocimiento del Feng Shui es muy extenso y profundo. Pero siempre es posible mejorar el espacio en el que vivimos si tenemos en cuenta algunos tips que pueden ayudar a armonizar los ambientes de la casa. Por ejemplo la cocina que es uno de los espacios más importantes para esta técnica china.

Para el Feng Shui, la cocina es el lugar del sustento, la alimentación y la supervivencia. Con el tiempo las técnicas tradicionales que la asociaban con la prosperidad y la riqueza fueron mutando para considerar a este espacio un lugar fundamental de la casa donde disfrutar del placer de comer o el de la compañía de los amigos.

¿Qué hay que tener en cuenta para que nuestra cocina esté en línea con el Feng Shui? Es fundamental tener en cuenta la ubicación de la puerta de acceso. Hay que evitar que se encuentre frente a la del baño o directamente mirando hacia la puerta de entrada de la casa.

El orden, la limpeiza y el correcto funcionamiento de todos los elementos que componen la cocina hacen que la energía positiva fluya en el ambiente.

 

En la cocina hay componentes de los dos grupos energéticos: el agua y el fuego. Por un lado las hornallas, el horno y el microondas, y por el otro el agua de la pileta, la heladera y, en muchos casos, del lavaplatos. En estos casos hay que juntar componentes de un mismo grupo pero separarlos entre sí. Fuego por un lado y agua por el otro. Si necesariamente están juntos por cuestión de espacio, lo ideal es separarlos con un elemento de madera o cerámica, por ejemplo una tabla de madera de cortar o un tarro de cerámica.

Quien cocina no debe dar la espalda a la puerta, sino que tiene que poder ver quienes entran y salen del lugar. En el caso que sea imposible, una solución es poner una placa de aluminio revistiendo la alzada de la cocina para que refleje lo que sucede por detrás.

Madera, luz natural y vistas al paisaje, condiciones ideales para el Feng Shui.

En cuanto a los colores lo ideal son los claros, evitar los muy “calientes” para equilibrar un exceso de fuego. Lo mismo sucede con los demasiado acuáticos para evitar que el agua apague al fuego. Lo ideal son colores terrosos no muy oscuros: arenas, tostados, pasteles, o el limón, y combinarlos con toques de azules y verdes claros. Las plantas y los objetos coloridos, son bienvenidos.

Si hay espacio suficiente, es ideal poner una mesa para comer, para cocinar o una barra para compartir con amigos. Hay que pensar la cocina como espacio de interacción, no tiene que ser un lugar solitario sino un lugar para compartir entre amigos y con la familia que aporte vitalidad y creatividad.

 


Para más información sobre diseño y decoración de baños y cocinas, entrá a nuestro blog  www.fvinspiracion.com.ar